10 consejos para cuidar la salud masculina

1. Procura que tu alimentación sea saludable.

Todos sabemos que lo primero y más importante es dar a nuestro cuerpo alimentos que este pueda aprovechar al máximo, en lugar de calorías vacías de las que poco podremos obtener. Y en ello reside la razón de alimentarnos de forma sana y equilibrada: en lugar de tomar bollería y productos ricos en grasas saturadas y azúcares refinados, optemos por los alimentos naturales, ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (aceite de oliva, aguacate, pescados azules…), por los azúcares naturalmente presentes en productos como la fruta y la verdura, por las harinas y cereales integrales, por los alimentos ricos en fibra y por las proteínas de calidad (carnes blancas, pescados blancos y azules, legumbres…).

2. Haz ejercicio moderado y regular.

Hacer deporte es otro de los hábitos que más beneficia a nuestro organismo, también cuando se trata del cuidado de la salud masculina. No se trata de ponerse a hacer ejercicio de repente y a lo bestia, sino que lo ideal es que se practiquen, sobre todo si no es costumbre, deportes de menor impacto físico, como la natación, el pilates (que además ayudará a fortalecer el suelo pélvico), caminar… Además, al sudar estaremos ayudando a nuestro cuerpo en la eliminación de toxinas, lo cual también favorecerá a nuestro sistema urinario. ¡Ah! Y aunque el ciclismo es también un deporte de bajo impacto, para practicarlo es mejor que utilices ropa deportiva poco apretada y que elijas un sillín de nariz corta.

3. Evita hábitos poco saludables.

Debemos alejarnos del consumo de tabaco, alcohol y drogas, evitar el exceso de sal en las comidas, así como los alimentos que contienen un alto contenido de ácido úrico (mariscos, casquería, carnes rojas), ya que con su consumo haremos trabajar de más al riñón.

4. Bebe agua.

El agua es fundamental para la salud y, por eso, forma parte de este listado de consejos y medidas para el cuidado de la salud masculina. Bebiendo alrededor de 2 litros de agua al día, aunque no tengamos sed, conseguiremos mantenernos hidratados, haremos funcionar correctamente a nuestro sistema urinario y, así, evitaremos infecciones como la cistitis y la aparición de cálculos renales (piedras).

5. Cuida tus testículos.

Elige siempre ropa interior de algodón, transpirable y que no sea muy apretada, evita apoyar el portátil sobre las piernas y controla la temperatura a la que se encuentran los testículos, ya que si esta es muy elevada podrá llegar a afectar a la calidad de tu semen, un dato especialmente importante si tu pareja y tú estáis buscando el embarazo.

6. Da importancia a tu vida sexual.

Es posible que, con el estrés y los horarios que tenemos, estemos descuidando nuestra vida sexual, pero por ello debes saber que el sexo, además de hacerte sentir más cercano a tu pareja, mejorar vuestra autoestima y permitiros disfrutar de un momento íntimo, favorece la salud de la próstata.

7. Tómate tu tiempo para orinar.

Además de intentar orinar de manera más frecuente (si bebes 2 o más litros de agua al día no necesitarás ni pensar en ello), trata de hacerlo tranquilo, sin distracciones y sin forzar la vejiga ni cortar la orina, vaciando por completo la vejiga.

8. Ejercita tu suelo pélvico.

Como ya te adelantamos en este otro artículo, ejercitar el suelo pélvico no solo está indicado para las mujeres, sino que es fundamental para la salud masculina, ya que mediante este fortalecimiento evitaremos la incontinencia urinaria y fecal en el futuro.

9. Descansa.

Dormir es fundamental para mantener la salud general en óptimas condiciones. Es cierto que según va avanzando la edad parecemos necesitar menor tiempo de sueño, pero debemos procurar que siempre sean unas 7-8 horas al día.

|0. Acude a tu urólogo.

El urólogo es al hombre lo que el ginecólogo es a la mujer, sobre todo a partir de los 45-50 años, edad a la que deberemos tomarnos nuestra salud prostática más en serio. No esperes a tener síntomas o a que el problema, sea el que sea, sea ya evidente. Nunca nos cansaremos de repetirlo: tu visita anual al urólogo es fundamental para prevenir y detectar de forma precoz cualquier tipo de problema o enfermedad que pueda afectar a la salud masculina.

 

Fuente: Garciareboll

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG

Compartir: