5 claves para tener vidas felices, según la profesora de la felicidad de Yale

Todos queremos saber cómo podemos tener vidas más felices, independientemente del trabajo que tengamos, la cantidad de dinero en el banco o el nivel de éxito que hayamos alcanzado, pero la respuesta a esa pregunta no siempre es la que esperamos y a veces la buscamos en lugares y cosas donde nunca la vamos a encontrar.

La Dra. Laurie Santos ha dedicado su carrera a estudiar el tema de la felicidad e incluso imparte una clase llamada Psychology and the Good Life en la Universidad de Yale, donde le enseña a sus alumnos qué es lo que realmente se necesita para tener vidas más felices.

La clase de la experta se basa en un principio básico, que además está apoyado por estudios e investigaciones, que dice que “no son nuestras circunstancias, sino cómo reaccionamos ante ellas lo que dicta nuestra felicidad”. Todos podemos ser felices, pero para eso tenemos que cambiar nuestra manera de pensar y ajustar la forma en la que reaccionamos a las situaciones que se presentan en la vida.

Los buenos hábitos, los rituales de la mañana, tener amigos cercanos, los hobbies y tener un propósito son cosas que los expertos han mencionado como elementos esenciales de la felicidad, pero también hay otras cosas, pequeñas y grandes, que pueden ayudarnos a convertirnos en personas felices y a tener una mejor calidad de vida.

Cómo tener vidas más felices: 5 claves de la profesora de la felicidad de Yale

La clase de Santos (que incluso tiene una versión online) es una de las más populares en la historia de Yale, y esto demuestra que la felicidad es un tema que nos interesa a todos y que es muy importante aprender sobre todas esas cosas que nos pueden ayudar a conseguirla y a mantenerla.

El primer paso es reconocer que lo que creemos está mal

En una entrevista con CBS, Santos explicó que nuestras mentes nos mienten y que, si queremos ser felices, debemos reconocer que nuestra intuición y lo que esta nos dice sobre lo que necesitamos para ser felices puede estar equivocada.

Nuestra mente nos suele hacer creer que para ser felices tenemos que cambiar nuestras circunstancias (tener un mejor trabajo, más dinero o una pareja), pero que lo que realmente necesitamos es cambiar la manera en la que reaccionamos ante esas circunstancias, cómo las percibimos y el enfoque que tenemos.

Construir más conexiones sociales

Santos dijo durante la misma entrevista que una forma de cambiar nuestra manera de pensar, a lo que llama rewiring, es buscando más conexiones sociales, lo que se apega al argumento de Harvard de que para ser felices necesitamos tener buenas relaciones y buenos amigos.

“La investigación dice que, las personas que son muy felices, pasan más tiempo con otras personas”, dice la experta, y no solo se trata de convivir con amigos o familia, sino de intentar conectar con cualquier persona con la que te cruces, como el barista que te preparó el café o la persona que te está cortando el pelo. La clave es que estas conexiones sean físicas y en persona, no a través de las redes sociales.

Hay que practicar la gratitud

Este es otro de los tips de Santos que también ha sido recomendado por muchos expertos en temas de salud mental, bienestar y felicidad. Lo que pasa con la práctica de gratitud es que nos da un enfoque más positivo, nos permite reconocer las cosas buenas que ya tenemos, además de que ayuda a combatir la negatividad. Santos dice que no hay que enfocarnos en los problemas, sino en las bendiciones que tenemos en la vida.

“La gratitud ayuda a las personas a sentir emociones más positivas, disfrutar de las buenas experiencias, mejorar su salud, afrontar la adversidad y construir relaciones sólidas”, dice Harvard Health al respecto.

Actos de generosidad o de bondad

“Ayudar a otros aumenta la felicidad más de lo que pensamos”, dijo Santos a CBS. La experta dice que las investigaciones han demostrado que hacer algo por los demás puede hacerte más feliz que cosas como gastar dinero en ti mismo, e incluso puede mejorar tu estado de ánimo todo el día, y no necesita ser algo grande o caro, las cosas pequeñas y simples también cuentan.

Algo tan simple como comprarle un café a un amigo, tener un detalle con un compañero de trabajo o ayudar a alguien a cargar las bolsas de supermercado pueden impactar tu felicidad de manera muy positiva, en especial si estás teniendo un mal día.

Duerme más

Los buenos hábitos también impactan tu salud mental de manera positiva, ya que si te sientes bien físicamente, hay más posibilidades de que te sientas bien emocionalmente.

Santos dice que, además de hacer ejercicio, es importante dormir bien y por suficientes horas cada noche. La ciencia dice que la falta de sueño afecta el deterioro del cerebro, aumenta la fatiga e incluso te deja de peor humor, hace que no puedas lidiar bien con el estrés y que te sientas irritado, así que es importante que sea una de las prioridades.

 

Fuente: GQ

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG

Compartir: